sábado, 2 de junio de 2012

Todos alguna vez nos sentimos así. Estoy como rota por dentro. Todo lo que hago o pienso, es criticado. Todo lo que digo, es un error que se podría haber evitado si me hubiese callado. Donde todo comentario me lastima, y lo tomo personal, es como si mi corazón estuviese por colapsar. Como si se fuera a romper al primer bombeo. Solo tengo ganas de desaparecer. Solo tengo ganas de explotar, de conseguir encontrar la manera de sacar esa bola que tengo atravesada que no me deja ni respirar. Solo tengo ganas de sentirme anestesiada por un largo rato y nada me duela. Solo quiero, que las sonrisas en mi cara, dejen de esconder el llanto y empiecen a ser sinceras.
Solo quiero que el dolor se valla, y por fin sentirme aliviada.



No hay comentarios:

Publicar un comentario